Comunidad del Corazón Eucarística de Jesús - Renovación Carismática Católica


 
                                                                          
                         
 
 
 
 
 




 





El corazón de Jesús es todo el interior de Cristo. El corazón de Jesús es perfectamente eucarístico. El corazón de Jesús, lleno de acción de gracias está entusiasmado de alegría de recibir del Padre todo lo que vivió. El corazón de Jesús regresa constantemente hacia el Padre para recibir sus regalos y apreciar el amor que Jesús manifiesta de agradecimiento al Padre.

El corazón de Jesús es un corazón de reconocimiento perfecto. Recibió todo a la perfección del Padre. Jesús devolvió todo lo que Él había recibido del Padre al Padre tan perfectamente como él lo había recibido. El corazón de Jesús quiere llamar a toda la humanidad a Su corazón agradecido, para que todos los corazones se entreguen en Eucaristía como imagen de Su Corazón Eucarístico.
 
El corazón de Jesús esta infinitamente abierto todo el tiempo. Ese corazón seguirá derramando aguas vivas sin parar incansablemente para salvar a toda la humanidad. Jesucristo con el pecho abierto derrama incesantemente de Su Corazón Eucarístico un desbordamiento de ríos de agua de vida para salvar a toda la humanidad.



La comunidad del Corazón Eucarístico 
tiene necesidad de sangre joven...


El Cristo Eucarístico quiere estar presente en todos sus fieles seguidores para hacer sus rostros radiantes, para apoyar y fomentar las soluciones de sus dificultades, y para guiarlos hacia adelante proclamando el Evangelio a todas las personas en el universo. 

El Cristo Eucarístico nos invita a dejar que otras almas vengan a Él, ¡para que también puedan disfrutar de su amor! 


El Corazón Eucarístico de Jesús está buscando personas contemplativas que se convertirán misioneros.








Te adoramos

Cuando te adoramos, haz que nos demos cuenta de que se trata de una misión.

Te adoramos Jesús, en nombre de tu iglesia, en nombre de todos los hombres y mujeres.

Te adoramos por aquellos que no tienen el tiempo ni el deseo de hacerlo y por aquellos que quieren rezarte más a menudo, pero no lo hacen.

Te adoramos, unidos a todos los que te adoran: junto a ellos queremos cumplir el destino de nuestro corazón humano que está creado para de pertenecerte.

Te adoramos, sabiendo que hemos recibido esta gracia para los demás, que es un privilegio, y que la debemos compartir con la humanidad.

Te presentamos con un homenaje ferviente a toda la creación, ofreciendo nuestra voz a tota la naturaleza que te adoro en silencio.